domingo, 13 de julio de 2008

VICENTE MARTÍN.



Os dejo este poema suyo en el que lo intuyo más sincero y más despojado de caireles que nunca.


TU SABES QUE NO MIENTO.


Tú sabes que no miento si te digo

que hace cientos de inviernos que he aprendido a soñar

donde caerme muerto,

sabe Dios que no miento cuando tomo paté y se me coagulan

las paredes del hígado,

no miento cuando digo que soy como un arcangel polígamo,

mitad sublimación, mitad codicia,

como un pozo de hormigas amarillas en los días de niebla, como un bar precintado

donde juegan al mus los pasajeros con leucemia en los párpados.


Tú sabes que no miento, que hoy es martes

y un martes es la fecha en que se agotan los plazos.

Hace sólo unas horas, ni siquiera unos días, que te habría acusado

de tu complicidad en lo imposible, de robarme los besos con pequeñas mentiras,

hace solo un ayer que te asombrabas

de que todas las putas pasaran por mi calle regalando aspersores,

de que todas las muertes tuvieran las persianas a ras de las rodillas,

pero ahora

cuando sabes muy bien que sólo el vértigo construye los balcones

y estoy aquí

y soy un dios dimisionario que ha perdido su rostro de futuro,

ahora quieres que edifique una casa en la que vivan borrachos sin corbata,

que rompa los espejos donde habitan los eternos suicidas.


Pero debes saber que no hay paraguas

capaces de blindarnos contra un cielo tan negro,

saber a ciencia cierta que mañana

olerás el estiércol de todos los adverbiosque han dejado los pájaros

y un momento después de que la ingrávida mecánica del mundo

halle un nombre

vendrá

la inmensa soledad a bautizarnos.

5 comentarios:

IBEN dijo...

Estoy de vacaciones pero me detengo en tu blog. Creo que vale la pena. A mí me falta tiempo para todo, porque lo empleo en todo aquello que me interesa personal y profesionalmente. Por ese motivo, no soy asiduo a ningún blog. A veces leo algunos y punto. Como el tuyo es casi nuevo, me he leído y deleitado con todo lo que dices. Me atrevo a poner estas letras, pues el TEMA para mí es: Disociar a las personas de sus escritos. No hay motivo para que uno conjugue forzosamente la personalidad de alguien, con aquello que escribe. Yo admiro mucho al escritor francés Albert Camus, por lo que escribió y no por su vida personal que tuvo más de una cuestión discutible. Su libro “La Chute” (La Caída) es uno de los mejores que he leído en mi vida.

Yo asisto a los “conflictos virtuales entre poetas” de lejitos. Me interesa lo que escriben y de una forma general no tengo ninguna intención de conocerlos personalmente. No hago parte de ninguna tribu, grupo poético o no. Escribo a veces y sobre todo en el foro de Poesía Pura, porque cuenta con la participación de muchos y uno puede leer y ser leído con placer. Participo a veces en el foro de Alaire, pero es un foro muy nuevo y de escasos usuarios, comparado con el de poesía pura. Ya los conflictos de egos me interesan menos. Vicente Martín es un poeta inmenso. Dolors Alberola también. Tantos otros que no nombro, aunque tal vez no debería olvidar a un poeta con un potencial enorme que es Luis Oroz. No soy crítico literario, sólo un lector. Pero hay muchos y muy buenos en ese foro que el Sr. Carlos Valverde dirige y defiende con tanta valentía.

Sobre eso de disociar, te pongo un ejemplo: Sonia Fides es una excelente poeta que se da un poco un “tipo”. Si uno lee lo que escribe o comenta en los foros o en su blog, se imagina a una persona sofisticada, elegante, casi sensual. Si uno la ve en las fotos de la presentación de su libro, “Electra se quita el luto”, verifica que es una señora con algún exceso de peso y que dista mucho de ser sofisticada, no digo ni siquiera atractiva. ¿Entonces por qué asociar a la persona física si lo que a uno le interesa y admira es lo que ella escribe?

Sobre Juana Vázquez te digo que a mi me cae muy, pero muy bien esta señora a la que siempre me dirigí cariñosamente en el foro de poesía pura como “Wonderwoman”. Cometió una grande indelicadeza sobre un tema en el cual, podría pensar lo que quisiera y quedarse simplemente callada. Pero, no. Sucede que lo hizo público. Ofendió a una linda pareja, Lidia y Asterio sin ninguna necesidad. Yo pienso que se levantó ese día con el pie izquierdo. Su error es imperdonable, pero eso no me impide de seguir gustando sobre lo que ella escribe. Como ves seguimos hablando de disociación.

Sobre la salida de Dolors Alberola del foro de poesía pura, me enteré después y para decir la verdad no me interesan saber más detalles. Somos todos adultos y cada uno de nosotros toma las decisiones que le parecen pertinentes. Tampoco eso me impide de seguir admirándola como poeta.

Antes que se me olvide (sonrisas) también me cae usted muy bien, Amparo de la linda voz y valientes escritos. Perdón por el grande discurso. Dejo un abrazote y un beso

Iben Xavier

Bletisa dijo...

Sr don Iben, yo de disociaciones sé mucho te lo aseguro pero resulta que en mi intento de blog voy a poner siempre en palabras todas aquello que se me pose - a veces mariposas y a veces avispas- en la punta de la lengua.
Yo disocio poco casi siempre porque soy una lectora emocional y visceral y porque estoy segura que todos escribimos como somos aunque a veces hasta consigamos disimularlo.
Si vuelves a mi casa (te agradezco esta tu visita) verás que he modificado este post. ¿Los motivos? muy personales.
Te pido disculpas si tu comentario se queda algo cojo a ojos de los que pudieran leerlo ahora.
También te envío un abrazo.

Una, qué más da dijo...

"
Sobre eso de disociar, te pongo un ejemplo: Sonia Fides es una excelente poeta que se da un poco un “tipo”. Si uno lee lo que escribe o comenta en los foros o en su blog, se imagina a una persona sofisticada, elegante, casi sensual. Si uno la ve en las fotos de la presentación de su libro, “Electra se quita el luto”, verifica que es una señora con algún exceso de peso y que dista mucho de ser sofisticada, no digo ni siquiera atractiva".

Desde luego, la gente es idiota. Una recomendación: lean, por favor, las Cinco Reglas Fundamentales de la Estupidez Humana de Carlo Cipolla. Seguro que sacan algo en claro (no precisamnente para bien).

IBEN dijo...

Antes que alguien más se desgarre las vestiduras, respondo a ese comentario anónimo, (una, qué más da dijo...) que hace maliciosamente una CITA PARCIAL de lo que yo escribí. Mi frase terminaba de una forma positiva, diciendo: "¿Entonces por qué asociar a la persona física si lo que a uno le interesa y admira es lo que ella escribe? "

Más claro ni el agua.

Mi comentario, que como Amparo dice se quedo cojo, pues ella tuvo sus razones para borrar su introducción que presentaba al poeta Vicente Martín, mi comentario repito, se refería a lo que Amparo había escrito y borró posteriormente.

Cuando hablé de disociar, hice simplemente lo que se llama en filosofía, un “Raciocinio por lo absurdo” **, exactamente para probar que lo que admiraba era lo que la poeta en cuestión escribía y no sus características personales.

Si no quedó claro tendré que hacer un dibujo, pero creo que la definición de Larousse aquí abajo explica perfectamente este asunto, para evitar que alguien más se sienta ofendido, se presente como victima o peor aun, que venga de Don Quijote para salvar a la patria. Recomiendo por cierto una lectura más elocuente: El Mito de Sísifo (Ensayo sobre lo absurdo) de Albert Camus.(Editorial Losada)

Y realmente, por más que alguien decida darle inútilmente hilo a este tema, encierro definitivamente este asunto...!

Iben Xavier

**Raciocinio por lo absurdo: Raciocinio que prueba la verdad de una proposición, probando lo absurdo de la proposición contraria, o aun, raciocinio que valida una proposición mostrando que su negación conduce a una contradicción. (Enciclopedia Larousse).

Melba Reyes A. dijo...

Es grato encontrar magnífica poesía en la blogosfera. Saludos