viernes, 1 de agosto de 2008

UN FORO LITERARIO.

Cada día tengo más claro que todo lo que toca la mediocridad del hombre, lo corrompe.
Es increíble que hasta en el ejercicio más sublime - esto pensaba yo antes de ahora- como es escribir poesía pudieran mezclarse a modo de patio de vecinos con dimes y diretes , intrigas y obscuros o claros entendidos como dagas dispuestas a matar
igual que si fueran macetas tiradas desde el quinto a la vecina de abajo mientras tiende la ropa y con la clara intención de darle en la cocorota.

Coño, sigo sin entender la relación entre la velocidad y el tocino a pesar de ser de pueblo y haber visto las matanzas de los cerdos por San Martín no sin un gran espanto por cierto.

El caso es que me inquieta y más que inquietarme me sorprende la habilidad de alguna gente para complicar su vida o complicar la vida de los otros con memeces y quítame allá esas pajas utilizando un verso como arma arrojadiza
La poesía es un ejercicio íntimo compartido donde el escritor espera como poco empatía. Espera eso de la inteligencia del otro – lector en este caso- exclusivamente eso a sabiendas de que estará de acuerdo o no como mandan los cánones.
Lo que no se puede consentir en un foro de poesía es mezclar Churras con Merinas ( esto son clases de ovejas para los desconocedores del tema ovino) y desasistirse de la limpia emoción que produce la lectura de los sentimientos de otros para mezclarse en guerrillas y gilipolleces varias que sólo llevan al caos y al no disfrute general de los foristas ni del propio.

Hay gente para todo, eso es verdad, y tal vez en este mundo nuestro más de la necesaria.

Yo bajo mi pulgar por los altivos, por los desparramadores de tristezas, de mentiras, de infundíos, de idioteces.
Bajo mi pulgar para los sembradores de inquietudes, de desazones.
Lo bajo para los trepas que se venden por un plato de lentejas sin haber sentido hambre. Para los gilipollas que no saben abrazar pero que abrazan con la frialdad de un pez pensando que estamos fríos e imbéciles como ellos. Para los Judas que besan a importantes personajes siempre en pró de sus miserias sin saberse puramiseriapura.
Para los muertos de hambre que se comen el ombligo sin nada más que comer, para los que ningunean sin saber que a veces duele, mucho, mucho, mucho, mucho mucho el corazón si los miramos de frente.
Clavo mi pulgar en tierra, los entierro con mi dedo boca abajo por ver si al menos sirvieran como estiércol maloliente pero útil como abono de tercera.
La tierra siempre agradece.

6 comentarios:

Jacarero dijo...

Locuela castellana... ¿tas guerrera?...jajajajaj. ¿Quien es tu Bellido Dolfos particular?

Bletisa dijo...

Mira Jaca de mis entretelas..............(por cierto ¿para cuando lo de Burgos?)

Decía, y que conste que tu presencia amable me dispersa de la idea, que los foros literarios son una caca de vaca, un nojón de esos que no entendías.
TU ERES MI BELLIDO PARTICULAR bien de mi alma
¿Cuando nos peleamos jéjé y jé jé?

Anónimo dijo...

Hola!

Ummm

Me imagino a que viene esto... de donde venimos... me queda espina pero a mi me gusta la esperanza, espero que el mundo gire de nuevo... tu lo bien dices, la poesia... es poesia...

Bletisa dijo...

El mundo siempre gira señor anónimo pero a veces dan ganas irresistibles de bajarse.
No sé de quien es esta famosa frase pero Mafalda lo decía con mucha gracia.
La poesía es poesía sí y por encima de todo gracias a dios.

Néstor Morris dijo...

Tienes una claridad y contundencia para decir las cosas, mi querida Amparo...,.que no paro de disfrutarte, aunque me toque "compartir" (cada vez menos) el olor nauseabundo de lo que tu comentas.
También es cirto, que a través de esos foros, he conseguido la dicha de conocer a muy buenas personas, como tú.
Un abrazote.

Anónimo dijo...

Amparo, donde tú estés, allí se halla mi corazón. Vaya jueguecito de sonidos -que no a flauta-,Dios sabe de quién ni luego de qué trifulca que le hiriera. En fin, que personas tan nobles no las abunda ni en los campos de Castilla ni en los de Orense o de las Urdes -sitios de gran memoria y desazón, tomados a ojo, conste-.
La historia, los hechos que se repiten -ya lo dice la Biblia y lo dijo Cernuda y lo dicen hasta los periquitos, mucho más conscientes que los narcisos de secano, por cierto-. Por cierto que, pensando en estos se me fue la olla de la idea, mas "no vayamos más allá de estos dientes", que dijo Neruda, y sigamos hilando la tela de la amistad; y al inquisidor, que no suele ser nunca el que manda sino el que gobierna, que le vayan dando matanza o masita de chorizo -que se llama en Ronda y que no se nos venga a quejar, que eso es, como dirían los "curas", "bocato di cardinale"-. Así pues, amén, que la tristeza enorme por lo de Rosita no se la salta ni el sumo sacerdote de tanta oscuridad.
Todo sea por ella y por su luz y a ver si César toma por sí solo el mando y la cosa es más seria alguna vez.