domingo, 11 de enero de 2009

Iratxe o cualquier otra mujer.





Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. Esto no sé quien lo dijo y puede parecer un panfleto feminista.
Lo es, quiero que lo sea, se me antoja que lo sea mientras escucho la voz de Billie holiday en un disco que yo misma me he regalado como presente de Reyes.
No sé si hay voz más voz que la de La Holiday, bueno…, tal vez la de Diana Krall que además es bella y rubia…y americana por más inri.
Mis mejores regalos suelo hacérmelos yo misma y desde mi condición irrenunciable de mujer, de hembra en todos los sentidos, lo mismo me regalo un perfume que a mí misma me embriaga como que me regalo una noche de sexo prohibido o un bolso o una crema que no quita las arrugas pero que huele muy bien y que es tan suave como una caricia.
A veces me regalo poemas míos malísimos casi siempre o de otros, también malísimos casi siempre .
El caso es que he leído lo que dice Batania sobre que Iratxe es el amor de su vida. Dice que su chica se ha tatuado “Batania” en no sé qué parte que no piensa enseñar.
¡Joder Iratxe, pero qué generosas somos las mujeres!

8 comentarios:

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Muchas he veces he dicho que no creo en el feminismo, creo en la feminidad.

Estoy convencida de que solo cuando las mujeres aprendamos a querernos de verdad, podremos liberarnos de ese yugo del machismo. Las mujeres sabemos querer, sacrificarnos por aquellos a quienes queremos, pero a vece se nos olvida que nosotras mismas nos merecemos, como mínimo, ese mismo trato. Y no tenemos que esperar a un príncipe azul que generosamente nos lo regale NOS LO MERECEMOS y no necesitamos que nadie venga a hacernos un favor.

Si algo me produce envidia sana es encontrar a un hombre como Batania proclamando a los cuatro vientos cuánto quiere a la mujer que quiere... y reconociendo que ella se lo merece. Es más fácil ser generosa así...

Batania dijo...

El tatuaje se lo ha hecho en la espalda, Bletisa. Me ha dicho que no tenía ninguna intención de hacérselo, pero, al ver que me estaba naciendo lo que ella llama "mi club de fans femeninas", decidió ser la primera en hacerse mi tatuaje, para que ninguna otra se adelantara.

Abrazos.

Hasta pronto.

Bletisa dijo...

Ah claro Mayte pero eso es hablar de cosas diferentes.
¿ Quien va a cuestionar a estas alturas la cualidad de femenino si es al fin y al cabo lo que significa feminidad?
Tienes razón pero es que me sorprende tanto la generosidad de las mujeres siempre.

Bletisa dijo...

Pues yo me lo voy a poner cerca del corazón que es dónde se ponen las cosas importantes. Ya se lo puedes ir diciendo a Iraxte para que lo sepa. Será la segunda pero no por ello menos importante como fan acérrima y teniendo en cuenta que tiene ostensibles ventajas.

En serio Batania, si tu chica se pone tu nombre tatuado es porque te lo mereces y estoy absolutamente segura de eso. Debe ser intuición femenina...

Un beso en los mofletes para los dos.

azote rojo dijo...

Me alegro mucho de que existas poe aunque no me cojas el telefono.Eres necesaria en una sociedad nacida de las cenizas de los hornos crematorios, del desastre de chernovyl, de la cybernada,de las horcas caudinas.La poe Bleti es necesaria,aunque ya no me hable.Y ya que estoy dare mi opinion,detras de cada gran persona hay un gato.Yo no puedo hacerme un tatuaje porque tengo la piel llena de arañazos.Por tutatis

Bletisa dijo...

Y yo de que existas tú aunque sea en ¿Alpedrete? y digas que no te cojo el tfno.
Detrás de la mía (persona)hay otros 20 gatos y tú todo rojo y arañado como un pozo con un suicída arrepentido dentro.

No seas bobo que sabes que te quiero mucho aunque me llames cuando estoy en el cine y para buscarte novia.

Iratxe dijo...

¿Qué tiene que ver la generosidad con esto?
Me he hecho un tatuaje no le he dado un riñón (riñón que le daría si lo necesitara).
Por supuesto que tu comentario no es feminista, es machista.
Yo no estoy detrás de nadie. Si estoy con alguien es porque compartimos el mismo camino.
Tampoco definiría a las mujeres como generosas precisamente.

A mí me gusta mirar a las personas como lo que son, personas, sin tratarles diferente por lo que tengan entre piernas.

Iratxe

Bletisa dijo...

¡Uy cuánta seriedad Iratxe!