martes, 31 de marzo de 2009

Y AHORA.

Nosotros ya no somos
Nos hemos desprovisto
de tules y oropeles.
Y ahora
somos así, desnudos.
Tiritan nuestros cuerpos.
Se juntan y aparejan
de dos en dos temblando
hundiéndonos los dedos en la carne,
en todas las heridas
como un santo Tomás para creernos.

3 comentarios:

Bibiana Poveda dijo...

Sí, me ha dado frío.
Y ese nudito cuando las palabras se llenan de sentidos.
Te dejo un abrazo, y, a pesar de lo que significa "ahora", mi alegría por leerte, en esta breve que te creo sin santo tomás ni ná.

Victor Vergara (gato) dijo...

Es un poema muy hermoso, Bleti, algo duro pero real.
En mis intentos estará sustituir tules y oropeles caídos por exquisitos perfumes y bálsamos exóticos y sobre cada cicatriz un jardín de rosas.
Algo que realmente produzca envidia.

......................................

Sobre el poeta -que no me deja entrar a comentar el post-, me gusta, jeje. De verdad.
Ya me conoces. Es que una gran cantidad de recitadores me resultan depresivos y peligrosamente contagiosos de sopor. Este hombre se pasa un pelín, pero indudablemente, la gente no se duerme e incluso conseguirá quizá que por primera vez en su vida, sientan curiosidad y aprecio por esa cosa tan extraña y elitista que llaman POESÍA.
El día que me veas recitar, también me verás darme golpes en el pecho y en las rodillas y trasegar de un lado para otro como este buen señor. Espero que hagas lo mismo, si no quedaré defraudado.

Abrazos.

Bismark Estrada dijo...

El paso del tiempo

Ese darse cuenta de las cosas de pronto

Un poema muy bueno

Abrazos