sábado, 14 de marzo de 2009

El forense.

El forense dijo que no hacía mucho más de una hora del óbito y aprovechó para darnos una clase sobre las livideces en ese momento en el que uno no quiere aprender nada porque ya el suicida te ha enseñado todo lo necesario.
Es fácil morirse, sólo se necesita una perchita de esas de metal finísimas y que sirven para colgar la ropa y la decisión justa para querer pasar al otro lado definitivamente.

Adiós Juanma.

4 comentarios:

azote rojo dijo...

Que es uno, y que no es,el hombre es el sueño de una sombra.

Bismark Estrada dijo...

Es dificil vivir estos momentos... cuanto se ha sentido la ausencia de tantas personas en el poesia pura...

Mi abrazo Bleti

Ik

Bletisa dijo...

No Bismark, esta entrada no se refiere a José Mª sino a un enfermo que falleció en el sitio donde trabajo y que se llamaba Juan Manuel.
Pinilla ha muerto por causas naturales.
El viernes fué un día devastador.

Pero si, tienes razón enq ue ya son demasiados lso poetas que faltan en Pura.

Bletisa dijo...

azote....