martes, 16 de junio de 2009

Prologuistas

No hay nada que me repatee más que la cursilería y la prepotencia ridícula que algunos prologuistas exhiben sin pudor bien sea como introducción a un poemario s o como simple comentario, o como presentación o como quiera que se llame.
Si sé que se llaman “YO DIGO” blá, blá, blá y blá y blá.
Por norma me salto toda la palabrería introductoria porque he comprobado que intentan condicionarme como lectora.
Suelo ir directa al GRANO y el grano son los poemas o la novela del autor. Su voz es lo que importa y la interpreto como quiero…¡pues faltaría más!
Tengo la certeza de que a pesar de ser amiguetes del creador de la obra, los que hacen el prólogo con toda su buena intención, aptovechan para sentar cátedra.
En fin que ni puto caso, que no me gustan nada, que me sobran.

9 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Me gusta y de acuerdo con vos..

saludos fraternos
un abrazo

pacokafka dijo...

Es como el certificado de calidad de un libro. Si lo ha prologado Periquito de los Plotes, delata que tiene que ser de un autor del montón, pero si ha sido prologado por GAMONEDA, pongamos por caso..., ¡joder, debe de ser un autor buenísimo para que GAMONEDA haya perdido su tiempo en él!!!
CONSEJO: apunta lo más alto que puedas y búscate para el prólogo de tu libro un escritor muy afamado y re-putado, jojo, SE VENDERÁ MÁS.

Genética Inexacta dijo...

Una vez me propusieron escribir el prólogo de un poemario, menos mal que no acepté, sino vaya chasco...jajaja

Besotes Bleti.

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Yo no solo no suelo leer los prólogos (salvo los escritos por alguien a quien conozca y no me resulte sospechoso de "coñazo prepotente"), tampoco suelo leer la contraportada, que suele destriparte la novela. Yo leo la primera página y si me engancha, me lo llevo.

Eso si, confieso haber escrito algún prólogo, pero como no me considero erudita en nada de nada, lo he hecho desde dentro, ya sabes, como lo hago cuando recomiendo a alguien en el blog... vamos, en plan pelota, ja ja ja.

Besos, espero verte el viernes en el Pez y después con las tres "marías".

Bletisa dijo...

¿A que si Adolfo?...pues eso.


Jo con el ejemplo Pacokafka, podías haber dicho cualquier otro.
Seguro que si lees un prólogo de Gamoneda y después el libro, pensarás que no es el mismo, que te has equivocado al cogerlo de la estanteria

Pero sí, seguro que es la décimooctava edición, por lo menos.



Pero si me lo propusieron hasta a mí, Genética. Por supuesto que no acepté, no podía hacerle esa putada al pobre señor.


Yo leerlos los leo pero después Mayte porque de verdad me condicionan y no quiero.

Blog A dijo...

yo casí nunca leo el prologo tampoco pero es por vagancia, me gusta entrar al tema directamente, pero pacokafka creo que anda acertado.
saludos

pacokafka dijo...

Yo tampoco suelo leer los prólogos. En todo caso, lo hago una vez que he finalizado la lectura del libro (igual que me place empezar a leer los periódicos desde atrás) por saber algo más del autor y comprobar si el prologuista coincide con mis apreciaciones.
GAMONEDA, es un decir. Yo procuraría que me lo prologase JOAQUÍN SABINA, eso sí que mola y vende.

Bletisa dijo...

Mejor Joaquín si, mucho mejor.
Venderías mucho más.
El Sabina es todo un personaje casi romántico.
Yo te lo compraría Paco.

pacokafka dijo...

Te tomo la palabra :) ,BLETISA.