sábado, 6 de junio de 2009

DE ALFONSITO, DE HOSPITALES, DE TRISTEZA, DE EJEMPLOS.

-Cuidado Alfonso que me vas a tirar.
-Otra vez estás enfadada.
- Sí un poco, es que no quería venir a trabajar. Hoy no tengo ganas de estar aquí, estoy un poco triste
-Yo estoy aquí siempre y no estoy enfadado. Hoy he metido tres goles, ríete
-Venga me río, ja-ja-ja
-Así no, lo haces de mentira
-No lo hago de mentira
-Síii, lo haces de mentira
-No lo hago de mentira.
-Sí lo haces de mentira
-No- lo- ha- go- de- men- ti - ra - c a- be- zo- ta
-QuéSÍ
-Qué nooooo
-Qué síiiiiiiiiiiiii.
- Ay siempre ganas, dame un beso y atáte las zapatillas que te vas a caer.

Sigue creciendo Alfonsito. Es ya un metro ochenta de Alfonso y unos pies del cuarenta y seis los que corren cada día a saludarme gritando como loco sus buenos días Amparitooooooooo.

2 comentarios:

Santiago Redondo Vega dijo...

Sublime.

Un abrazo Amparo.

¿Quien de mayor no querría ser como Alfonsito?

Adolfo Payés dijo...

un hermoso escrito ..

Te dejo mis saludos fraternos con mucho cariño...

Un abrazo muy grande
que tengas un buen fin de semana

besos