lunes, 13 de diciembre de 2010

Un poema en tránsito.

Cuando te estás durmiendo pero no estás dormido,  la sensación que se tiene es muy agradable pero rara, indescriptible. Es imposible hacerlo.


¿Qué hora será esta hora?

Esta donde apenas soy

capaz de concebir a los otros,

de medirlos, de medirme.

Sólo sé que queda luz,

que es muy esquiva

y tan fugaz como un rayo

en medio de una tormenta.

No tiene nombre esta hora,

este momento puntual

que delimita dos mundos

entre vigilias y sueños.

9 comentarios:

estrella dijo...

Hola Bletisa!!
Es cierto, hay un momento justo antes de dormirte que gravitas,estás entre dos mundos,y aquél tira de ti de una forma muy seductora que te dejas arrastrar.

Un beso

estrella dijo...

Por cierto,me gusta como canta tu niño,que tenga mucha suerte!!!

Que guapetón!...

Julio dijo...

Me gustan los poemas que atrapan esos momentos mágicos que nos parecen intrascendentes, pero que tanto nos reconfortan. Poemas sin ansias de trascendencia, apegados a lo cotidiano, a los detalles, a lo que nos hace "transitar" la vida junto a los demás. Enhorabuena.
Salud

Bletisa dijo...

Hola Estrella.
A mí me parece cosa de magia y una sensación muy extraña y placentera.

Gracias.

Bletisa dijo...

Pues sí, es que siempre me ha sorprendido ese estado "a medias" tan especial.

Gracias por venir Julio.
Un beso.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Si, yo le llamo "dormir dándose cuenta de que se está durmiéndo", por tanto se disfruta doblemente, jaja
Si, buen poema, Bleti. Un beso.

María Socorro Luis dijo...

Sí son momentos muy agradables pero inquietantes. Es como encontrarte en la frontera entre el estar y el no estar, entre el sueño y la vigilia. Dura sólo unos instantes, pero es intenso y mágico.
Me pasa muchas veces.

Abrazo.

Bletisa dijo...

A mí esa sensación me encanta porque yo duermo muy poco y mal siempre y seguramente debido a mis turnos de trabajo rotatorios.
Es una pena que ese tránsito dure tan poco.

Un beso Gato, estás estupendo con tu nuevo look felino.

Muakkk.

Bletisa dijo...

¿A que si Soco?.
Mira, tu lo describes muy bien:
Es placentero pero inquietante si lo piensas.
Es apasionante el desconocido mundo del cerebro.


Un beso.