miércoles, 8 de diciembre de 2010

Salvajamones

¡Venga todos a casa que estamos en krisis, coño!
Joer con los puentes y con la crísis. Yo ya no me creo nada.
Zamora se ha llenado de "salvajamones" de Bilbao (sobre todo de los de Bilbao, que además van mucho a Cruces que es el hospital mejor del mundo mundial), de Barcelona, de Madrid.
Aquí están todos degollando marranos y cargando los maleteros de los coches de lomos en adobo y de costillas y de chichas; de productos matanza, para resumir.
Se vienen el puente de La Inmaculada al pueblo, a sangrar además de a los cochinos a sus pobres padres, esquilmando las despensas de la casa materna.
Se llevan lentejas, judias, garbanzos, miel, conservas de pimientos, tomates, orujo destilado ilegalmente, chorizos,salchichones, lomos, jamones (si no se estropean, dicen, y de ahí lo de Salvajamones)y todo lo que pillan.
Se largan hoy ya (por fin) con los maleteros llenos a rebosar con la conciencia supertranquila porque según ellos han ayudado a sus ancianos padres a hacer la matanza y de paso -sólo de paso- asegurándose el mondongo del año venidero.
¡Pero que sinverguenzas!

Luego llegarán a Bilbao (sobretodo a bilbao) -ellos ya dicen Bilbo- diciendo(son gilipollas)que aita y amatxu (porque allí no dicen mi padre y mi madre) se lo hacen para ellos.
Tiene razón de alguna manera; emigraron muertecitos de hambre y de necesidad pero vuelven y vuelven con ínfulas de conquistadores de nuevos mundos que no tienen claro ni de lejos su identidad.
Son una pandilla de gilipollas esquilmadores soplagaítas, más paletos que nosotros los paletos oficiales.

Que Dios los pille confesaos... pero es su casa(la de Bilbao sobre todo)
Tanta paz lleven cómo la que aquí dejan.

10 comentarios:

Montxu dijo...

¡Caray! que rebote tan hermoso.

Saludos desde Bilbo

Ignacio dijo...

Pues sí que estás rebotada hoy. Esto de los paletos, y la vuelta al campo y todo esto, tiene su aquél. Tengo la ¿suerte? de haber vivido el asunto desde los dos ángulos y, en efecto, ¡qué paletos quedamos los de ciudad cuando acudimos al pueblo presumiendo de una cierta ignorancia snobista y prepotente! A esa misma ignorancia, puesta al revés, la llamamos paletez pero hoy día me parece de este mal padecen muchos, porque no depende del dónde sino del cómo, y da igual vivir aquí o allá, es toda una pose.

Besos.... y jamones.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Jajaja, eres tremenda.
Zamora y Bilbo me caen lejos pero no quisiera encontrarmelos.
Los dejas más gorrinos que los gorrinos.

Besos sin controladores.

jos dijo...

Bueno ,que dura ,no se si suena a envidia ,a rechazo.... ,porque digo yo que aunque vivan en Bilbao (que se fastidien) ,también serán del pueblo .¿No crees que sus padres estarán orgullosos de poder regalarle esos jamones?

Bletisa dijo...

Pues no será hermoso pero es así Montxu y bien que lo siento.

Saludos desde Zamora.

Bletisa dijo...

Pues sí tienes razón seguramente.
Yo que vivía siempre en una gran ciudad (ahora ya no) jamás iba a mi pueblo diciendo bobadas de lo estupendo que era todo allí.
Pero bueno, a parte de esto lo que critico es que vienen y arrasan con todo lo que los padres casi siempre agriculturos y muy ahorradores guardan.
Es verdad que los pobrecillos crían los cerdos y cultivan hortalizas y legumbres con todo el amor para sus hijos. Pero bueno sería muy deseable una actitud más respetuosa y que no los esquilmen ni les hagan trabajar tanto. Son unos listos.

Yo no he inventado lo de salvajamones que conste y aquí se les conoce así.
En fin Ignacio, es lo que hay y a mi me repatea.

Besos con chorreras pero sin jamones ajajajjaa.

Bletisa dijo...

No soy tremenda Gato, de verdad.
Son así y es cierto que son casi todos de Bilbo porque aquí se emigró masivamente sobre todo al pais Vasco.
Trabajé muchos años en urgencias y eran tremendos cuando venían en verano y había que atenderlos a montones porque crecía la población de lso emigrantes cuando regresaban a sus pueblos.
Nos ponían verdes comparándonos con Cruces a todas horas; nos aburrían.
Más de una vez les dije pues vete a Cruces, coño, y déjanos en paz.
No se debe ir así por la vida pero bueno, esta gente no respeta ni a sus mayores....

Bletisa dijo...

¿Envidia Jos?
Si yo también tengo en el pueblo mayores y no consiento que me crien cerdos, ni que trabajen haciendo matanzas y esas cosas a su edad. No hombre, no.

Vivir en Bilbao seguramente es estupendo y no lo dudo pero en el pueblo se vive dpm sobre todo cuando esta gente se va, eso sí con toda la despensa en el maletero.
Y sí, tienes razón, los padres se desviven por sus hijos de bilbao que son del pueblo y que vuelven a casa por Navidad. Están orgullosisísimos de ahorrar y ahorrar y trabajar hasta bien ancianos para que los chicos coman jamón y chorizo y lomo. Incluso pagan todo de todo en los supermecados cuando llenando bien el carro le dicen: Aita (esto es muy fuerte), pague usted que no tengo suelto.
Eso lo he visto personalmente muchas veces.
Y sabes a cuanto ascendía "lo suelto" pues a 200 ó 300 euros de nada..........joer.
De verdad, pobrecico aita.

Santiago Redondo Vega dijo...

Ahí, Bleti, ahí, con dos cojones, perdón, con dos jamones he querido decir. La estupidez por desgracia no tiene cura, sobre todo de quienes allí son emigrantes y aquí pretenden volver como indianos de los de hace siglo y medio, con la polvora recien inventada. Que afortunadamente no son todos, no. Pero hay quienes retornan como conquistadores de lo etéreo, con un cierto aire de superioridad o menosprecio -voluntario o no- hacia los que se quedaron aquí tambien trabajando para ponerles, hoy todavía, en el camino de la vida. Pero sólo de boquilla, que de bolso andan bastante escuetos o remisos, que tanto da. Que les perdonen sus Aitás y sus Amás, que sus padres y sus madres ya lo han hecho.

Mi abrazo, Bleti, desde el capó vacío.

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Ja ja ja, Bleti, ahora entiendo por qué en este puente no había nadie en Bilbao...