miércoles, 17 de marzo de 2010

San Patricio o yo me llamaba Irlanda


Jóvenes, éramos muy jóvenes.

Teníamos la vida entre las manos

como a esas pelotitas antiestrés

a punto de explotar entre los dedos.

Quedaba tanto tiempo por delante

que el cielo sólo era

un espacio infinito, inacabable

por donde pasan nubes con caras conocidas.

Todo era transformable, repetible,

a punto de cambiar cada segundo

como cambia de acera

un peatón que busca el camino más fácil.

Ya nada es San Patricio.

5 comentarios:

Carmen dijo...

Luego dices tú, la gente siempre va a leer más las polémicas que la poesía, je... bueno, fuera ironías.. un poema precioso... quédate tranquila, a tí se te entiende perfectamente, el mensaje llega claro y, además, de una manera hermosa, como debe ser. Eres poeta, sí.

Un beso.

María Socorro Luis dijo...

Aupa, Bleti. Forma y fondo en tu poema. Medida y ritmo. Sencillez y belleza...

Y dos besos. Soco

víctor (gato estepario) dijo...

Precioso, Bleti. Los versos 9 y 10 son demoledores.

¿Quieres que haga que se te humedezcan los ojos?
Mira esto, yo cada vez que lo escucho me pongo tontorrón -me pega un bocao fuerte la nostalgia- Pero siempre logro salir adelante:

http://www.youtube.com/watch?v=UNufA_ZUQOo

UN BESO. Gracias por escribir tan bien y por estar.


miauuuuuu

Bletisa dijo...

Pero claro Carmen.
Si es que lo mejor para leer poesía es comprarse un libro de poemas.
La red casi mejor para Niurka o para mí que solo hacemos pinitos sin demasiado éxito pero con ilusión y alegría. En mi caso eso es lo que pretendo.
Un beso.

Carmen dijo...

Bueno, tú sabes que alguna gente que publica en la red no tiene otro sitio donde hacerlo...y que lo mismo que hay mucho "malo" hay algo "bueno"... Tú eres buena, a mí no me cuentes cuentos... que sé leer.

Más besos.