lunes, 12 de octubre de 2009

INTERCONTEXTUALIZANDO CON ZÚ


(Mi colegio no era como este pero esta fotografía me gusta)




Este poema o lo que sea, es una intercontextualidad (que suena dpm) con Zú, con su poema Reset.

El patio de mi cole era distinto,
era sólo de niñas con olor a naranjas
y de uniforme azul; todo muy nacional.
Allí no había monjas
tan sólo señoritas muy puras y muy castas
cantando el cara al sol cada mañana.
Yo también lo cantaba con mi manita al alto
con la misma alegría
que canturreo ahora las canciones de Fito.
Y rezaba el rosario los jueves por la tarde.
Toda esa letanía de aquel orapronovis
era como una nana después de haber comido.

"La dientes" se reía y la ponían
siempre de cara a la pared por insolente.
Un día la pillaron ya talluda
lanzando pasquinadas en Atocha
y se comió seis meses
No sé si por valiente o por idiota,
¡vaya usted a saber!
Yo tampoco sabía lo triste de la vida
y jugaba a la goma y a las mariquitiñas
y a dar vuelta a los cromos con fuertes manotazos
y me bebí la leche de los americanos
como me bebo ahora un vodka con limón,
con la misma alegría.

Era todo muy triste y lo he sabido ahora.

17 comentarios:

★_★. pacokafka dijo...

CURSO DEL 63.

Ciertamente debía de ser muy gris.
Me lo imagino siempre nublado.
No sé como podíais soportarlo, sin ipod, sin móvil, sin mp4, sin portátil, sin tele en vuestra habitación, sin clases de balé, ni de judo, ni de guitarra, ni de baile de salsa, ni de inglés, sin piercing en la lengua, sin mechas en el pelo, sin condones, sin discotecas ni petas, caminando siempre a todos los lados, sin viajes al extranjero.
Me imagino algo desértico como el Sáhara.

Un besico.

Adolfo Payés dijo...

Me gusto el poema.. excelente entrada..

Un gusto pasar por tu blog..

Un Abrazo con mis saludos fraternos de siempre..

Que disfrutes de la semana que comienza.. Mis mejores deseos...

Joan Tristany dijo...

Me ah gustado mucho.
una hostoria de memorias que perdiran .
Sabes transmitir muchos sentimientosy emociones.
Un abrazo
Joan

Te dejo mi mail por si me quiere agregar al facebook.
ordelrin@hotmail.com

Voltios dijo...

me encanta la foto ble y me hubiese gustado, de verdad no te miento,haber vivido aquella epoca, era más sana y sincera que la actual

incal dijo...

Era todo muy triste y lo he sabido ahora.

es que el recordar nos tiñe de melancolía y es esta la que alimenta a la poesía.

Me gusta tu decir poetico.

Saludos desde montevideo.Luis

Pd:si queres visita mi guarida www.usaelreflejo.blogspot.com

Bletisa dijo...

No, no era grís Pako.
Nosotros eramos muy pequeñitos y felices como lombrices. No necesitábamos nada de eso que dices con guasa porque no lo conocíamos. Ni pelas necesitábamos.
Bueno sí, alguna que otra para caramelo Saci o para un sobre de cromos o de un Bucanero de Bimbo y eso ya con suerte.
Yo vivía tan feliz la verdad y seguramente porque sólo me relacionaba con miños de mi mismo nivel social (todos hijos de gentes llegadas a Madrid para buscarse la vida)y tan carentes como yo de todo.
Ahora al recordarlo sí me parece todo triste. Sólo desde mis ojos de ahora me parece triste.
Está claro que todo depende del color del cristal con el que se mire.
Yo era feliz entonces porque solo tenía cinco o seís años y me cuidan bien mis padres y mi barrio en Madrid era el mejor lugar para jugar. Lo imprescindible no me falto nunca, o sí pero yo mo lo sabía.

Bletisa dijo...

Gradias Adolfo, lee el poema de Zúñiga, te lo aconsejo.
Un beso.

Bletisa dijo...

Hola Joan, lo mío son batallitas del abuelo Cebolleta. Me estoy haciendo mayor caguenla...

Bletisa dijo...

Que no Voltios, que ahora es infinitamente mejor todo.
Vivimos lo que nos tocó con alegría pero nada más.

Bletisa dijo...

No siento melancolía Incal, sólo recuerdo a raiz del poema de Zú.
Zúñiga lo dice muy bien. Eramos felices entonces y sólo ahora nos damos cuenta de las carencias que teníamos.
LO importante: ERAMOS FELICES, éramos niños.

Anónimo dijo...

HOLA BLETI GUAPA CADA DIA ME GUSTA MAS TU POESIA BUENO Y TU PERSONA TAMBIEN JAJAJ PERO ANTES ERAMOS MAS FELICES NECESITABAMOS MENOS SABES MENCIONAS EL ROSARIO SEMANAL JAJAJA PERO TE TE OLVIDAS DE LO DIARIO TE ACUERDAS DE EL ANGEL ENGEL DEL SEÑOR ANUNCIO A MARIA..... JAJAJA UN BESO BETI GUAPA
KA

Ignacio dijo...

Pues eso, que somos de la misma quinta (aprox.). Y tienes razón, la infancia no sabe de tristezas ni de políticas ni de nada que no sea sorprenderse y reir.
A mí lo del Cara al sol me pilló más de refilón, pero lo de los rosarios interminables, eso no se me olvida.
En cuanto a no tener cosas que no se habían inventado no tenía mérito, puesto que nunca se puede sentir carencia de lo que se desconoce (como ahora no echamos de menos todas las que se inventarán en el futuro).

Un beso con caramelo y mocos.

Bletisa dijo...

...Y concibió por obra y gracia del estpíritu santo.
Cómo si eso fuera posible Ka.

Entonces ya era un coñazo pero ahora visto en la distancia además tiene gracia ¿a que si?
Un beso bonito y que sepas que te quiero mucho.

Bletisa dijo...

Segurmanete serás más joven que yo porque eso es fácil ajajajja, pero lo del cara al sol era una especie de reducto que quedaba sólo en mi cole San Isidoro en mis primeros años en Madrid. Lo recuerdo vagamente pero con firmeza porque me gustaba cantarlo con la manita en alto. Era como un juego sin más.
La infancia, como de alguna forma decía Machado, estaba llena de sol, de otros soles mucho más amables.
Gracias Ignacio.

Concha Vidal dijo...

En mi cole no cantábamos el Cara al Sol, pero me da, que si lo hubiñeramos hecho, me pasara como a vos , mi querida Bleti, que lo hubiera hecho como si cantara los saltos de la comba, tan feliz porque ser´çia algo "que tocaba" y de puro nana, ni importancia que tendría.
Yo fui muy feliz, era niña y había cromos y en "las funciones" no sé porqué demonios me elegían siempre que saliera de virgen y me subían a un pedestal tremendamte inestable y recuerdo perfectamente el día que se vino todo abajo, incluída yo, claro, ... pero era porque me picaba mucho una corona que me pusieron sujeta a la espalda hija... ya me conoces.
No sé tampoco porqué, era acontecer mi apariencia en cualquier "acto social del cole" y armarse la de San Quintín.
La juerga estaba asegurada.
Muaks, sigue con las historias cebolletas, porfa yo te seguiré con las mías de Matonkikí y Celia.
Concha dixit.
Ah¡ que Muaksssssssss

Bletisa dijo...

Pues te pondrían de Virgen vaya uste a saber el porqué. No tienes cara de buenecita precisamente, ni un aire angelical ni nada hermosa.
A mí no me ponían de nada, bueno a a cantar villancicos porqie lo hacía muy bien.
Yo leía a Celia de Elena Fortún pero ya eran libros de otra época ¿¿¿eh???
Qué asco de niña la verdad y con su hermano Cuchifritín y todo eso. Aggg.
Jo que no somos tan antiguas nena.

Jose Zúñiga dijo...

Mola esto de la intercontextualidad, Ble. Sólo haría un matiz pedantuelo: yo hablé del presente al hablar del pasado: no puedo ser, no quiero haber sido feliz. Ni de niño.
Y sí, ahora es mejor. No hay melancolía. Pero también sigue siendo peor.

Besos de colegial.