jueves, 12 de febrero de 2009

TRABAJO SOBRE UN POEMA DE FAUSTINO LOBATO

No hay palabras.
Te descubrí al oeste
peinándole la luz.

Y cuando te miré
me molestaba el ruido
del sol y de los cielos
que enmarañaban todo.

Después,
mucho después, llegó el silencio.
Tus besos provocaban el silencio.
Tus ojos se me abrían.
Me abrían el secreto
de aquel cálido viento
del sur.
Sólo
del
sur.

Como te dije puedes mandarme a la porra con toda la razón Faustino, pero esto ha sido un impulso que espero sepas perdonarme. Te sigo.
Un abrazo.

2 comentarios:

tino dijo...

Mi querida Bletisa no están los tiempos para mandarnos a la porra sino más bien para enterrar las hachas de guerra.Me alegra que te fijaras en este poema que pertence a una serie de poemas "Para poetas heridos" que estoy trabajando.
Titulas trabajo sobre un poema de Faustino...pero no he visto el trabajo tuyo...quiero un comentario...es el único rédito o penitencia que te pongo...jajaja...besos amiga.Sigamos disfrutando con la palabra escrita. Con admiración Tino

Bletisa dijo...

Para empezar; jámás me hagas mucho caso.
Suelo ir a salto de mata y de mi corazón a mis asuntos como decía el poeta.
¿Como vas a ver el trabajo si no lo hay?
Lo mío es un plagio con declaración jurada ante notario si hace falta del plagiado (en este caso tú) con nombres y apellidos.
¿Comentario dices?
¿Te parece poco comentario mi caradura reformando tu poema?

Eres generoso y la generosidad la valoro con un diez sobre diez.

Salud y poesía Tino.
....y un besillo.