lunes, 9 de febrero de 2009

San Valentín y las cosas del amor.


“Nací cuando mis padres ya no se querían”

Así empieza Paraíso inhabitado, el último libro de Ana María Matute.
El comienzo promete confidencias de la autora y no hay nada que me guste más que las confidencias que alguien generosamente quiera regalarte.

¿Cuántos habremos nacido cuando nuestros padres ya no se querían? ¿Cuantos habremos nacido a pesar de nuestros padres y en contra de su voluntad?

Ahora que San Valentín llega a las perfumerías, al Corte Inglés, al Fnac, al Mercadona con sus tartitas en forma de corazón, a las tiendas de flores, a las cacharrerías que venden cacerolas con dibujos de corazones o a las tiendas de los chinos con sus fuentes complicadísimas manando también corazones….me pregunto si el amor no será más que un recurso biológico para conservar la especie, y estas celebraciones un reclamo comercial hipócrita apuntando fechas en un calendario un tanto desalmado.


¿Existe el amor sin condiciones?

Empiezo a desvariar y perdonen ustedes tanta amargura: Tengo que volver a enamorarme.

2 comentarios:

azote rojo dijo...

No cuentes milongas que tú estas enamorada.Y Batania ha vuelto( sólo admite plagios con su permiso) , nada nuevo bajo el sol,todo es vanidad.

Bletisa dijo...

Pues no, pero estoy en ello.
Eres genial a pesar de tu encono con el gran Batania.
Muy bien por el centro de estudios Batánicos. Así me gusta.

Te voy a quitar un par de pulgas, venga.