miércoles, 5 de noviembre de 2008

Poema de Enol Sanyago




DESTRUÍDA LA TORRE EIFFEL

(Alegato contra los efectos secundarios
del Tú Y Yo)

Destruimos la Torre Eiffel,
el muro de las lamentaciones,
las películas de Buñuel,
los perfumes de colección,
el cuento absurdo de la Cenicienta,
los nidos de campanario,
la mampara del baño,
la red del funambulista con bigotes a lo Gran Payaso (Dalí),
el cordón umbilical
de los partos sin dolor,
los domicilios de poetas pestilentes (todos),
las corbatas, los zapatos de charol,
el sudor frío de las prostitutas de esquina,
las mentiras de la creación, cada página de la Biblia…
Reconozcamos que fue un exceso
acabar con el mundo entero,
sin excepción
(el sueño americano nos cegó).

Solos quedamos tú y yo.
¿Qué te apetece hacer ahora, mon amour?

Enol Sanyago


¿Un mundo sin estas cosas Enol?
...No queda más remedio que suicidarse mon amour.

4 comentarios:

dijo...

Que bueno es oirte con este poema de de Enol...

Es excelente la destruccion de todo...

Para terminar con esa gran pregunta...

Excelente...

Sabes que me gusta oirte...

Abrazos

Ik

enol s. dijo...

Dios, Amparo, qué manera de recitar! Me dejas temblando! Tal vez esa voz justificara la destrucción de la Torre Eiffel una y otra vez, mon amour.

Esto ya no sé cómo agradecerlo, además de ser una sorpresa de esas de llevarte al coma.

BE:SO GRAN:DE

Bletisa dijo...

Se puede vivir sin nada de eso IK pero mucho más pobremente.
Estuve por contestarle a Enol que el amor que es lo único que suple todas las maravillsas del mundo pero.....me contuve jajaja.

Besos.

Bletisa dijo...

Que amable eres Enols. Este poema tuyo me encanta. Sigue escribiendo cosas así para que las grabe y me las guarde para siempre.

Un beso.