miércoles, 28 de abril de 2010

A LOS POETAS LES SOBRAN SUS ABUELAS.

No es la primera vez que me pasa cuando me relaciono in person con escritores.

Pienso que pensarán que soy (somos) gilipollas porque de otra manera no me lo explico.
    Por lo general la gente que escribe, y sobre todo los poetas, hablan de sí mismos como si lo hiciera su mismísima abuela.
No es que yo vea mal tal intento de venderse a los demás mortales como seres especiales y directamente bajados del Olimpo, pero considero que entre la modestia más paupérrima y estos excesos ridículos, hay un término medio.

Decir a los cincuenta o sesenta años que a los seis ya leías la Iliada de Homero en la inmensa biblioteca de tu papá o que tu autor de cabecera (joer, ya lo tenían) era Virgilio, es una gilipollez como un piano, como la catedral de Santa María del Duomo de Florencia, por ejemplo.
A mí que a esa edad acababa de aprender a leer los tebeos del Jabato de mis hermanos mayores o empezaba a descubrir a Elena Fortún o a Enid Blyton o a Hergé en Tintín, no deja de sorprenderme tal superdotación intelectual y corro cual posesa a leer su poesía esperando encontrarme las mieles más dulces y condensadas del saber hacer poético donde libar sabiduría.
Decepcionada ante la evidente más que mediocridad casi siempre de tales cerebros, me rindo a la evidencia y prefiero pensar que me he topado una vez más con otro imbecil que en su imbecilidad piensan que los demás somos imbéciles.
Me rindo, como en todo en mi vida, a mi instinto mucho más superdotado que su idiotez porque YO tampoco tengo abuela.

29 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

¿En serio dicen esas gilipolleces?
Yo, además de los que mencionas, a esa tierna edad (bueno, un poco más tsrde), devoraba los de Guillermo Brown de Richmal Crompton y también Salgari. Y luego me lo pasé pipa con Agatha Christie y Julio Verne. Y no recuerdo haber vuelto a disfrutar tanto con la lectura (hablo de narrativa) como entonces.
Bss de abuelo.

me pide la palabra "nones", jeje

Luis Oroz dijo...

Antes, cuando me encontraba con algún erudito poético, solía bajar la cabeza, asimilar mi incultura, y después rebuscar las causas de mi pasión poética.
Ya se me ha pasado, ahora suelo gritar a los cuatro vientos que gracias a la poesía tengo el graduado escolar, pues me versificaba, en rima consonante, cada lección de historia, geografía, etc...
Obviamente te imaginarás que las matemáticas siempre se me atragantaron.

Ahora creo que la cultura es importantísima, pero que lo es más la profundidad con la que uno asimila su parte de cultura.

Supongo que todos los que intentamos escribir tenemos el ombligo más desarrollado de lo normal, pero de vez en cuando es bueno mirar también el ombligo del de al lado.

Un beso, Amparito.
Siempre vengo a verte, en respetuoso silencio.

víctor (gato estepario) dijo...

JAJA, Somos presumidos en cuanto se nos da la oportunidad.

Me quedo con lo que dice Luís. Una vez le aporté la misma idea a un amigo que dice leerse chiquicientos libros al año. No dudo que pueda hacerse, cuestión de records Guiness, pero es muy distinto leer a asimilar profundamente. Muy distinto. Un sólo libro puede darle a tu vida un giro de 180º y no desear desprenderte de él el resto de tu vida, y releerlo y releerlo y releerlo. Conseguir leer chiquicientos al mes puede quedarse en simple anecdota de prueba conseguida.

Mi padre los tenía pero, con seis años, me gustaba más leer los tebeos y cómics -lo propio- Algunos años más tarde, sí descubrí los libros de psicología, filosofía y poesía, lecturas poco "compartibles" a esas edades, jaja, incluso a estas.

Abrazos con cariño.

Blog A dijo...

Yo con seis años leia los carteles por la calle, así, Farr maa ci a.
nunca fuí muy lista.
Eres genial jajaja, me parto contigo.

Adolfo González dijo...

Me cuesta creer que te hayan dicho esas cosas, aunque pijoteros los hay por todas partes. Yo hasta los 18 no empecé a leer poesía intensamente. Pero en cuatro o cinco años me puse al día del panorama general, aunque leerlo todo es imposible. Leer me parece importante, pero sólo una parte más del aprendizaje de uno. Y abuela sólo me queda una, muy suya ella.

Gata dijo...

Si, y algunos son los fanes nº1 de ellos mismos. Con lo humilde que se tendría que sentir uno y lo acarajotao por saber hacer reír o llorar a un auditorio...

Mierda, yo leía Julio Verne aunque mi primer libro fue "Mujercitas" a los cinco años...
"Pos ya me he liao" menos mal q no soy poeta.

Besos ojos azules,
y croquetas...
I miss you
;P

Ignacio dijo...

Sí, de estos hay unos cuantos. En esos casos lo mejor es responder con algo tan absolutamente imposible que "caigan" (si es que tienen algo de cerebro) en su propia estúpidez. Creo recordar una anécdota entre Umbral y Dragó, en que uno de los dos (no recuerdo cual) comentó que se leía 300 libros al año. El otro respondió, muy adecuadamente: ¿Sólo?, yo no bajo de 1000.
Y, sí, yo ya me leía a Kant durante el parto (¿para qué quedarnos cortos, no?).

En cuanto a lo de leer mucho, me hace reir, porque cualquiera que escriba y lea poesía debería saber que es un destilado, así que vale mucho más lo que te aporta esa lectura (si la has hecho en condiciones) que la cantidad. Lo otro no sirve sino, como bien dices, para las estadísticas.

Besos


...

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Pues Mayte, esa gran poeta, empezó a los 4 meses con las obras completas de Chafard Gautelle y encontrándolas en exceso simples y faltas de contenido decidió no leer nada más hasta hallar algo digno de su elevado intelecto... (aquí no solo presumo de mi cultura sino que además hablo de mi misma en tercera persona, ¡¡¡toma ya!!!)

Pumuki, eso si que me gustaba. Y Celia, Los Cinco, Tintín, Asterix, Mortadelo... después, como el señor Zúñiga, Agatha Christie y Conan Doyle. Mujercitas, ya con 11, que al menos la que yo tengo (la de mi madre) es una traducción un poco complicada para niños pequeños...

Eso si, la Iliada me la leí con 7 años en versión infantíl... y me pareció un coñazo.

Por cierto, si no presumo no es por falta de méritos, que me sobran, es que todavía tengo abuela, je je

Besos

Jose Zúñiga dijo...

Joder, Mayte, me troncho con lo tuyo. Bueno y con los demás, qué onda, la maestra Ble sabe por dónde darle.

urbanoyhumano dijo...

Yo a los cinco años escribí un estudio sobre El Banquete. Y lo extendí al amor platónico.

Voltios dijo...

pues me quedé en los comics de ibañez, con mortadelo y filemón, y cosas similares, jejejeje

Luisa Arellano dijo...

Eres tremenda... tremendamente exacta en tus apreciaciones jajajaja

Me cuentan mis padres que yo aprendí a leer y leía perfectísimamente (me enseñó mi padre) a eso de los cinco-seis años y que sobre los siete las señoras del pueblo cuando volvía de la escuela, me paraban para que les leyera algo. Os juro que esto es cierto, pero ...
la vida nos lleva por derroteros impensables y aquello no pasó de ser una mera anécdota.

Me tocó "sufrir" las regañinas de mi madre pues estaba convencida de que "cuando uno lee mucho se pone modorro"... y eso si que es malo ;)

Por lo tanto en mi niñez y adolescencia me leía el TBO y disfrutaba con Carpanta, Mortadelo y Filemón, Los inventos del TBO, la Calle del Percebe nº 13, Zipi y Zape, el Capitán Trueno, el Jabato, Roberto Alcazar... (los de las niñas no me gustaban tanto) que me proporcionaba gratis una vecina gallega, que alquilaba para leer por una peseta, todo tipo de "Tebeos" novelas de Marcial la Fuente Espefanía y sobre todo fotonovelas de "Corín Tellado"... y como está mandado los leía a escondidas de mi madre.

A partir de allí soy autodidacta y he procurado aprender de todo lo que he tenido a mano... y así sigo: aprendiendo.

¡Ay, qué charlatana que soy!... lo siento Amparo... porque todo esto viene a cuento de que pienso totalmente como tú. :)

Me alegro de haber coincidido en el curso.

Un abrazo.

urbanoyhumano dijo...

Ble. No acepto tu invitación -escuchar aquí algún poema mío- Pero te doy mil gracias.

Pd. No me deja publicar con mi cuenta wordpress.

Bletisa dijo...

Sí Zú, te prometo que dicen esas cosas.
Tú eres un señor normal o a mí al menos me lo parece pero es que hay gente......
La que no debo ser normal del todo soy yo.

Bletisa dijo...

Hola Luis.
Ya te he oído decir eso alguna vez y no deja de sorprenderme.
Joer, versificarte las lecciones...
pero si tu lo dices será así.
Si ya te digo que la rara voy a ser yo.
Encantada de que te pases por mi casa repelente niño Vicente.
Te admiro y te envidio pero eso ya lo sabes.
Un beso.

Bletisa dijo...

Una simple frase puede revolcarte Gato.
Yo es que leo lo que me da la gana en la cantidad que me da la gana.
¡Faltaría más!

Tengo chuiquicientos años y estoy por descubrir algunas "filosofías" pero es que yo soy lenta, ya sabes.

Bletisa dijo...

Tú estás sana como una manzana, Montse, y se nota. Otros son o están gilipollas. Hazme caso.

Bletisa dijo...

Pues te costará Adolfo pero algunos de los que me leen aquí podrían corroborarlo.
No les voy a meter en un compromiso ni de coña pero te aseguro que es así.
Leer solo es un forma más de aprendizaje pero hay otras.

Bletisa dijo...

Nada mejor que ser fan de uno mismo mi querida Gata.
Desde ahora en adelante (hay que aprender de los mayores)mi poeta preferido seré YO y hablaré de mí en tercera persona, que mola mucho.
Has dicho Bletisa.

Concha Vidal dijo...

¿A los seis La Ilíada??? ¡ anda ya, no te lo creas, yo al menos creo que leia lo de Caperucita y la Cenicienta y eso.

Yo creo que nunca le diré a mis nietos, cuando los "haiga" , lo guapos que son, si total ya se lo dirán ellos...
Concha dixit.

Bletisa dijo...

Yo prefiero hacer que me lo creo Ignacio y hasta pongo la boca en forma de O y los ojos muy abiertos de sorpresa, o dormito sin que se me note que bostezo para adentro. Total son tontos y da igual, no se enteran.
No sabía de esa anécdota pero sin duda sería Umbral el que replicara a Dragó.

Bletisa dijo...

Mayte,vas por muy buen camino, sí señora. Eres jovencísima y ya prometes un saber estar ombriguil delicioso.
Saludos a tu abuelica por reforzarte.
Son un amor las abuelas.

Bletisa dijo...

A ver si me lo pasas Beatriz, me encantará leerlo, sobre todo la parte del amor Platónico que es un tema que me interesa mucho.

Bletisa dijo...

Angel, bonito: Tu eras un niño normal y serás un adulto normal.
NONONONO, así no se va por la vida poética que lo sepas.
¡Arriba el ego y el ombligo,coña!

Bletisa dijo...

Es verdad que nos ponemos modorros si leemos mucho, cerriles que decía mi abuela Amalia.
No hay quien nos controle después y eso es malísimo para la buena marcha del negocio del "síbuana"
Se aprende mucho, todo, leyendo, pero joer, el primer mandamiento de la sabiduría tendría que ser no insultar a la inteligencia de los demás.
Tú eres testigo ajajajajja, pá qué te voy a contar.
Un beso sra Arellano y otro para tu niño.
Ha sido un placer conoceros.

Bletisa dijo...

Haces bien en no aceptar Urbano y humano. Lo mío y mis recitados es puro vicio ya.
Un beso.

Bletisa dijo...

Pues muy mal Vidal, muy mal.
Se me había olvidado deciros que Bletisa a los diez, escribió una versión erótica de Caperucita donde la protagonista se comía al lobo hasta el rabito.
Fue plagiada miserablemente en Cuentos diversos para niños perversos.
Agg,que vida esta.

Anónimo dijo...

pues, sinceramente, yo escribo por hobbi, lo que me nace de dentro lo qjue me manda el sentiminto , y ni me considero diosa del olimpo, ni tampoco me considero la diva mas especial, pero lo qiue si creo que cuando se hacen comentarios y críticas de ese tipo a los poetas es porque algo le debes enviadiar para decir de ellos que no tienen abuelka, pues mira un amifgo tuyo me dijo que te leyera, el pobre TONTO DEL, MAS FEO QUE UN TIRO MIERDA y lo elimine por gilipuerta. en fin, mira que la poesia no es solo lo que se me da, tambien puedo llamar giulipuerta en su cara a quien lo es. op gilipollas como tu dice.
Vaya que si tu amigo me invitó a esto para indirectamnete llamarme gilipuerta, aki los unicos que hauy son tu y eL, Francisco MOnreal del culo.
cio

Anónimo dijo...

ahhh...y yo no leíaaaaaaaaa....manada de retrasados envidiososssssssssssssss