martes, 6 de abril de 2010

LOCOS SEGÚN CIORÁN (Para pensar)




"Nosotros nos parapetamos detrás de nuestro rostro: al loco le traiciona el suyo. El se ofrece, se denuncia a los demás. Habiendo perdido su máscara, muestra su angustia, se la impone al primero que llega, exhibe sus enigmas. Tanta indiscrección irrita. Es normal que se les espose y se les aisle."
E. CIORÁN.

"La soledad es insoportable, a solas conmigo mismo, a solas con mis pensamientos.
No sé como distraerlos, como atontarlos para que no me atormenten. Surge entonces la rabia ante la impotencia, y la agresividad es un pequeño paso que doy en ese estado.
Sentirse solo y estar solo no es lo mismo, pero en mi caso, sí, me siento solo aún cuando no estoy solo, pero lo siento mucho más cuando esa soledad es también física.
¿Soy demasiado consciente de la realidad, y los demás viven en un sueño de idiotas del que no quieren despertar (cosa que no les reprocho), o soy yo el estúpido que cree ver demasiado, sin ver nada?.
Sea cual sea la respuesta, puedo decir que nunca he pedido estar aquí y aún estando aquí, sólo pienso en cómo salir, sin hacer ruido, sin que se note mi ausencia, como si nunca hubiera estado. Y de esa manera, sentir la ilusión de no haber existido nunca.

7 comentarios:

Adolfo González dijo...

Es positivo que pienses.

Los locos buenos son los que saben que están locos. Los locos malos, los que creen que no lo están. Además, éstos últimos resultan ridículos muchas veces, no en el caso de Cioran, al que reconozco criterio para la filosofía y sensibilidad, también, a la hora de hablar de poesía y de poetas.

En fin, él, al menos, pese a no reconocerse a sí mismo como loco en esa cita que pones, se libró del suicidio -que tanto le atormentaba- escribiendo.

Y ya se sabe cómo es esto: cada loco con su tema...

urbanoyhumano dijo...

Muchos locos se plantean lo escrito en el segundo párrafo. Pessoa. Hasta yo misma.
En serio, un amigo me dijo que la locura no lo es si no su fustigación.
Los locos de ahora no estamos a la altura de los grandes fustigados. Declinamos responsabilidades y atacamos con soberbia a quienes nos pinchan.
Locos, locos. Palabra ota tan a mano como el mechero para encender un pitillo. Acercarse demasiado al fuego siempre puede acabar quemando. Buscar el contenido y porqué de la vida.
A veces dudo y entonces me estremezco. Cuando tocas el poder ya no hay nada más que obtener.

Abrazos.

Ignacio dijo...

Temenda lucidez loca la de Ciorán. Y le entiendo... demasiado.

¡Ay!

Bletisa dijo...

A veces no es tan positivo pensar, no creas.
Se cuestiona con una lucided envidiable si es bueno para uno mismo ser totalmente consciente de la realidad. Yo soy de los que piensa que no.
Los locos más felices,los que mejor sobrellevan su enfermedad son aquellos que no tienen conciencia de estar enfermos.
No sé por qué quienes los "cuidamos" nos empeñamos tanto en que la tomen.

Pienso que es una postura práctica y con la única intención de que hagan lo que queremos, que se camuflen en todo lo posible con los no locos y molesten menos.
Tanta indiscrección irrita,dice.
Tiene toda la razón; nos irrita, nos descoloca la gente a corazón abierto porque sentimos un pudor extraño ante las muestras de dolor, de angustia, de infelicidad. Somos hipócritas.

Adolfo, hay locos buenos o malos como hay no locos buenos o malos.
Nunca debería resultar ridículo un enfermo mental, jamás. Es cuestión puramente cultural y de información.
Ciorán, sabía perfectamente que estaba enfermo pero si ya es duro reconocerlo ahora por la estigmatización que conlleva, imagina en su tiempo.
La figura de este señor es interesantísima loco o no.

Bletisa dijo...

Y los no locos Beatriz.
¿Quien no se ha planteado alguna vez el porqué del estar aquí sin nuestro propio permiso?

Los locos hacen bien en declinar la responsabilidad en quienes no saben curarlos porque estamso en el siglo 21 y todo sigue casi igual.

Jorge Torres Daudet dijo...

Locos...alguien se preguntaba quiénes lo están más, los de dentro o los de fuera del manicomio?
Muy interesante tu publicación.
Besos

Bletisa dijo...

Los locos somos batallones enteros y entramos y salimos de la "cordura" por una puerta giratoria.
He dicho .

Gracias por venir Jorge. Un beso.