viernes, 18 de marzo de 2011

Desde dentro.

                                          Pintura de Olga Minardo




Ahora es solamente la hora del silencio,

de recogerse adentro y llorar hacia adentro

aunque nos crezcan flechas de suicidio.

No ir dejando huella es la consigna.

Sólo encerrar demonios

poniéndoles cadenas y candados

desde dentro

Y alguna vez que otra

respirar hacia adentro

para que llegue el aire a todos los rincones,

no sea que asfixiemos por olvido

al ángel camuflado que aún nos queda.



Bletisa.

6 comentarios:

BaBel dijo...

Habrá que usurparse
S
a
l
v
a
r
a nuestro héroe.

tino dijo...

Menos mal que tenemos ángel y lo mejor de todo que nos hacemos conscientes que lo tenemos.Me han gustdo estos versos del adentro. La existencia toma forma con ello.
Un abrazo amiga. Tino

María Socorro Luis dijo...

Y menos mal que aún nos queda ese ángel
camuflado...

Buen poema, Bleti. Abrazo.

estrella dijo...

Hola Bleti!!!

TÚ,tienes ángel,ciertas personas tienen ese don,ese carisma y tú lo tienes.
Es hora de cerrar bajo llave ese dolor y de continúar de la mejor forma,saliendo desde dentro tanta ternura.

Un inmenso abrazo,gracias por venir a verme,cariño

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Precioso, Belti, precioso.

Besos.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Respirar profundamente, y después darle una patada en los mismísimos huevos a los demonios, es lo que haría un gato como yo. Que se le frian sus partes en sus propias llamas, jeje. Me gustó el poema.

Besos.
miau.