miércoles, 23 de marzo de 2011

VEGA

Jamás se harían daño

Jamás, aunque en sus manos floreciera

un arsenal de balas y de asco

dispuesto a dispararse bajo cualquier pretexto.



Nunca lo harían.

Nunca.

Nunca ni aunque los apuntaran en la nuca

dos mil repetidoras

con la promesa incierta de una muerte de cine.



Y es que hace poco tiempo que aún se amaban,

se libaban la piel en cada abrazo

y en cada beso un gesto

y en cada gesto el mundo a su medida

sin pensar en idiotas con nombre de camino

a punto de cerrarles las veredas.

13 comentarios:

Ignacio dijo...

Bletisa, este es un poema de otra dimensión. Es muy, muy bueno. No he dado con todas las claves, ni falta que me hace. Simplemente lo he leído, releído y disfrutado más en cada nueva lectura. Gracias.

Un beso de los que abren sendas.

José Baena dijo...

Estoy con Ignacio. Hace ya tiempo necesitaba encontrar sentido en la poesía. Ahora sólo busco sentirla. Y en tu caso la emoción siempre me alcanza. Me gusta cuando lo hace fuerte, contundente, abrupta. Me sorprende cuando llega delicada, sútil, resonante. Me gusta más la poesía de intuiciones que la de certezas. Un abrazo.

Bletisa dijo...

No es de otra dimensión Ignacio, es de mi dimensión de ahora que a lo peor es un poco obscura o demasiado íntima y con claves un poco privadas.
A veces pienso que este tipo de poemas no deberían ver la luz nunca ni leerlos nadie nunca excepto "los implicados" porque no es justo para el que lee no tener las claves necesarias.
Otras veces pienso como tú y que lo importante es la emoción, sea la que sea.

Un beso.

Bletisa dijo...

Hola José
Yo muchas veces digo en broma y en plán chulita, que soy una estupenda lectora de poesía. Bromeo siempre -que conste- y sobre todo me expreso mal, porque lo que soy de verdad es una lectora sensitiva.
No quiero ser otra cosa al leer poesía. No quiero dejarme llevar por nada que no sea la emoción.

Un beso.

Elvira Daudet dijo...

Excelente poema, querida Bletisa, realmente extraordinario. Felicidades.

¿Por qué me llamas de usted y señora Daudet, tanto te pesan mis años?

Un besazo
Elvira

Anónimo dijo...

QUE DECIR BLETISA UN BESO
KA

CAOS dijo...

Me gusta mucho. MUCHO.

EMOCIONAS...

besos.

Manuel Martínez Barcia dijo...

Un derroche de emoción, sí, así me gusta ver la poesía.
Y así te leo, presunto, implicado, derrochado en toda tu palabra.

Un abrazo grande
Manuel

Bletisa dijo...

Gracias Elvira.
Noooo, te llamo de usted cómo tratamiento de respeto, te lo aseguro.
Yo soy mayor y te aseguro que lo único que de tí tiene peso es tu poesía.

Un beso y cuídame bien a Zú esta tarde.

Bletisa dijo...

Pues nada Ka, nada.
Un beso.

Bletisa dijo...

Me alegro caos.

Un beso.

Bletisa dijo...

Gracias por venir a mis cosas Manuel.
Un abrazo.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Me sumo a la opinión general.
Y es que cuando ha habido amor del verdadero, no cabe la posibilidad de que después se hagan daño.

Lo que suele haber comunmente no es el verdadero, es más bien egoísmo, en el fondo-fondo.

Magnífico (no soy quien para decirlo) más bien me ha gustado, Bleti, de verdad.


miauuuuu