martes, 29 de marzo de 2011

Poema para Juan.

Para que nadie te maltrate

no valen las sonrisas,

ni las ganas inmensas de vivir,

ni querer compartirlas.

De nada sirve el juego a la improvisación,

del “hoy es sólo hoy cariño mío”

del vamos a vivir “paporsiacaso”

mañana ya no estamos en esta dimensión.



( la otra nos la chupa)*



Mucho más efectivo

es enseñar las uñas

repletas de amargura hasta las lunas,

tener una nariz cómo una flecha

dispuesta a dispararse si te cruzas

en su estrecho camino de cajones

armados hasta el cielo de la boca

de orden, naftalina y de tristeza



Y un papel ya amarillo y medio roto

que diga que eres suyo por contrato.



Es que tiene cojones si lo piensas*





* Versos a suprimir por impropios de una sra
y por ordinarios.

12 comentarios:

estrella dijo...

Hola Bleti!!
Ese es el error,nadie pertenece a nadie,con papel o sin él,somos libres de dar el portazo,siempre que queramos...o deberíamos serlo.

Un abrazo(queda bien así,no hay que quitar ni una coma).

Ignacio dijo...

Eso es, la afirmación permanente del "yo", no para imponer sino para no ser pisado. ¡Qué puerta abres para la reflexión!

Y papeles... los higiénicos.

Besos de vapor en tus cristales

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Cierto y bien dicho.

Bs.

CAOS dijo...

Alguien me dijo una vez que nunca quitara los versos malsonantes de un poema, porque quizá estaba en ellos la clave del mismo...

No los quites, Ble, todos tenemos derecho a soltar el veneno por la boca, alguna vez.

besos

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Sabes Bleti? Yo soy de esas idiotas que tienen la armadura en el trastero, oxidada. Al final, la vida o los demás nos hacen daño, pero más triste es vivir con armadura, creo yo. Así que, sin armadura pero firme, exigiendo respeto, huyendo de algunas tonterías y otras cosas que podrían convertirse en pesadillas (como los celos). Y es que con la armadura puesta, las caricias no saben a nada.

Besos muchos.

fcaro dijo...

La vida Bletisa, la vida. Malsonante, la vida. Las palabras nombran. Y el dolor o la rabia o el desprecio necesitan ser señalados con el dedo y nombrados. Dos gotas se vigilan sobre el vidrio. Se juntan, se repelen.

Bletisa dijo...

El poema es pésimo y si lo releo me da verguenza pero bueno a lo hecho, pecho y de eso y de cara voy sobrada.

Estrella hay hasta personas esclavas unas de otras por mil motivos y casi ninguno suele ser afectivo. Es terrible éso, pero es.

Un beso.

Bletisa dijo...

Es que así tiene que ser Ignacio.
Cada uno y sus circunstancias vitales (puede parecer un frase manida) hacen de cada persona un ser único. No entiendo que sea tan difícil entender éso.
Se da frecuentemente en las parejas ese sentimiento de posesión - que no de amor generoso-que siempre es devastador.

En fin...
Un beso Ignacio, gracias por venir.

Bletisa dijo...

Cierto sí Gato pero bien dicho no.

Un beso con rascadita que hace mucho que no te te la doy.
Chuicc.

Bletisa dijo...

Pues no los quitaré.
Seguramente tienes razón, María.

Gracias, un beso.

Bletisa dijo...

A lo mejor es triste vivir sin armadura pero desde luego menos inteligente que con ella puesta.
Te dan por todas partes y hay veces que duele mucho, mucho.
Al final lo importante es aprender, espabilar y hasta fortificarte para que no entren los golpes aunque se corra el peligro de que no puedan entrar tampoco las caricias.
De todo se puede prescindir, te lo aseguro.

Bletisa dijo...

Sí Caro.
Que se junten, que se repelan pero que decidan ellas sin que ningún papel secante las haga desaparecer. Hay que dejarlas en paz en su cristal.

Es preciosa esa imagen de tu poema, ya te lo dije.

Un beso y gracias por venir, Paco