sábado, 27 de diciembre de 2008

LAGUNA DE LOS PECES


Ya se escapa la luz de la laguna
y sin embargo
sigue brillando suave y sostenida.
Huele la noche a agua, a trino amortiguado,
al cuerpo de los peces que sostiene.
Es púrpura y añil, mudo el dolor
de no tenerte aquí para nombrarte.

AMPARO

4 comentarios:

Isidoro dijo...

para sentir en mis manos
la dulzura de tus senos
y el calor de tu piel.

Bismark dijo...

Vaya poemazo

Un final genial

Me ha gustado mucho Amparo

Mucho...

Abrazos

Ik

Bletisa dijo...

Yo no diría eso exactamente pero........si.
Un beso.

Bletisa dijo...

Un beso Ik, gracias.
Feliz año nuevo.