martes, 27 de septiembre de 2011

Lheit

Es  fácil precisar lo que ocurrió:

Un apartamento lejos, muy lejos,

con vistas al mar del norte,

silencioso y con cocina americana,

y más cerca, una ración de comida

y tres o cuatro cervezas

Nos dormimos

y se esfumó la no magia.

6 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

La no magia, también merece un poema.

Besos.

VICTOR GATO dijo...

Mientras que se esfume la "no magia" estamos salvados. Bueno yo es que soy testarudo, si no existe la mágia en el momento yo me empecino en crearla.
Encantador poema.
¿Probaste las aguas del norte? Tienen que estar frías como su puñetero padre, jjj.

Besos, miau.

Bletisa dijo...

Claro,Soco, o una impronta al recordar.

UN beso.

Bletisa dijo...

¿Y lo consigues siempre Gato?

Ni de coña las probé.

Metí las manos en un playa solitaría y preciosa, y estaba muy fría.
Si es que te tenías que haber venido conmigo ainss.

Un beso en el hociquín y rascadita detrás de las orejas.

pecadocapital79 dijo...

Cruel pero afulado, o sea que me gusta.

Salud.

estrella dijo...

Hola Bleti!!

Deja que la magia aparezca...y si no aparece,es que no merece la pena.
Pero si sirve para un poema o más Bleti.
Si no te bañaste al menos pasearías por esa playa preciosa,no?,pues eso forma parte de la magia,aunque sea para ti misma.

Un fuerte abrazo guapísima!!!