viernes, 11 de febrero de 2011

Otro poema de amor.

Tendré que dejar de quererte,

de dedicarte todas mis esperas

y aprender a leer desde atrás

los libros que cuentan historias.



Da igual si no es la nuestra,

si es la que mañana empezaré

con las ganas intactas

y con la expectativa

de los ojos de un niño

en la noche de Reyes.



Me temo que todas son iguales

y acaban casi siempre por la palabra fin.

Parece magia negra

que una sola palabra y tan escasa

levante polvaredas en el alma

y arruine de repente

con su i cómo un cañón

todo lo imaginado.

11 comentarios:

Montse Oleart dijo...

Pues tambien es bonito dedicar esperas, me agradas así, toda amorosa, un beso amoroso jejeje.

la reina del mambo dijo...

Me gusta tu poema.
Buen fin de semana.
Un beso

Jose Zúñiga dijo...

Con las ganas intactas. Eso es lo que importa, Blé, y contra eso no hay íes que valga.

estrella dijo...

Hola Bletisa!!
No me cabe la menor duda,que un día como una de esas historias de los libros,tú serás la protagonista y podrás borrar la palabra fin,que tan mal suena.

Un abrazo

La paciente nº 24 dijo...

O la n como una silla para esperar todo lo nuevo.

Bletisa dijo...

Gracias por tu beso amoroso Montse.
Otro para tí.

Bletisa dijo...

Gracuias reina, lo mismo para ti.

Bletisa dijo...

De momento casi intactas están Zúñiga.No sé a partir de ahora.

Un beso.

Bletisa dijo...

Ya he sido y soy protagonista o al menos personaje de muchas historias Estrella, pero es que nada es para siempre. Es así nos guste o no.
un beso.

Bletisa dijo...

Pues si Paciente. Detrás del cañonazo, una silla pero poder esperar sentado lo que sin duda vendrá. Si no viene, habrá que ponerse en pie y empezar a buscarlo.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Me gusta, pero me suena un poco a resignación y en tí no me la imagino.

Repito, me gusta ;)
Beso.