lunes, 14 de junio de 2010

UN POEMA

Subir los escalones uno a uno
con Aquiles, tu tendón, bien estirado,
y con la sonrisa puesta
aunque sea de diario.
Que no se escape una lágrima
ni un quejido que te hagan vulnerable.

2 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Vreo que tengo mi talón de Aquiles al descubierto: me siento vulnerable con tus versos.
Y bss

víctor (el gato estepario) dijo...

Bien, eso es.

Me gusta.