lunes, 14 de junio de 2010

ELIAS Y EL SINDROME DE STENDHAL

Elías es un filósfo, o eso dice él, y diez días atrás se nos escapó del manicomio y se fue a Florencia con la paga de Mayo.


"Quería experimentar el síndrome de Stendhal” me ha dicho esta mañana mirándome fijamente tras sus gafas al estilo  Lennon y como esperando mi aprobación.
Se me escapaba la risa y las ganas de darle un abrazo fuerte y largo, pero en su lugar le pregunté muy seria y con cara de enfado que si lo había sentido.

-“A medias” me dijo.

-¿A medias? ¿Pero una cosa así , tan especial se puede sentir sólo a medias?

-“Si, a medias. Es que dormía en la calle porque la paga me dio para el vuelo y poco más. Apenas podía pensar”

-Estás muy delgado ¿has comido poco?

-“Sí poco, pero aquí se come todo el día, me recupero enseguida y me vuelvo”

-Del revés te voy a volver yo de la castaña que te voy a dar.

Oye ¿y cómo es que te han traído desde París en una ambulancia, que coños hacías allí?

“Fui a la Sorbona a interponer una querella y me trincaron cuando venía de vuelta”

-La madre que te….¿Tu sabes lo que cuesta una ambulancia con una enfermera desde París a Zamora?

-Unos 100 Euros por lo menos ¿no?

-¡Por lo menos! Cuando te duches me lees los poemas que has escrito en Florencia.



Elías es poeta y una de mis debilidades por razones ovbias.

4 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Suerte tienes con Elías. Y Elías contigo.

urbanoyhumano dijo...

¿Qué tendrán ciertas maravillosas vidas?
¿Qué razones le habrán hecho darse la vuelta y retrotaerse en un círculo hermético?
Excelente.

Blog A dijo...

Que bonito Bleti,o por lo menos que bonito lo cuentas.

víctor (el gato estepario) dijo...

Bendito sea Elías. Es un alma bendita.

¡Y tú también por supuesto!, jajaja
BESO.