martes, 8 de diciembre de 2009

Roberto.

Hoy me llegan noticias de un ex-amigo Chileno.
Bueno, yo creía que era un amigo pero nunca lo fue. Me utilizó.
Utilizó mi buena fe, mi gilipollez, mi talante confiado, mi firme creencia de que hay que ayudar siempre a quien te pide ayuda porque es imposible que haya nadie que te la pida si no la necesita.
Me engañó
El caso es que por el motivo que fuera (lo intuyo) hoy se acordó de mí y me envio un email.

Al leerlo he sentido mucha tristeza y a modo de defensa psicológica y bastante irracional se me vino a la memoria Víctor Jara y su voz. Busqué su música.
Acaban de darle sepultura por segunda vez después de treinta y seís años.
Hay Chilenos que dejan otras huellas.


3 comentarios:

azote rojo dijo...

ya te lo adverti

Bletisa dijo...

Es verdad, me lo advertiste pero con peores argumentos que los que me movían y no te hice caso.
Aún así, no tenías razón Pun.

Jose Zúñiga dijo...

No tengo ni idea pero eso me suena... y no es grato precisamente.
Victor Jara, siempre.