sábado, 26 de diciembre de 2009

EL MAGO POMPINO

Estoy cansadísima.
Las fiestas Navideñas me agotan, me dejan extenuada y me dan vahídos y sudores fríos.
Ya sé que apenas acaban de empezar y que quedan un par de semanas de celebraciones
y esas cosas.
¡Ah de mí que espero los mediados de Enero como el campo el agua de Mayo!
Para más INRI no tengo vacaciones y esta mañana bien tempranito ya estaba yo en el hospi dispuesta a lidiar con la aumentada tristeza que por estas fechas campa a sus anchas por allí.
Joder, parece como si la dieran de comer más también a ella y hubiera engordado de repente. Da asco de gorda que está.
No tengo nada en contra de las cosas gordas y redondas ( yo soy una) siempre que sean amables como la alegría o como la risa, pero hay otras que deberían ser extremadamente flacas, de tan flacas imperceptibles, inexistentes a los ojos y al corazón de nadie.

Lo peor de todo es que esa tristeza es impuesta. No nace porque sí desde dentro si no desde afuera. Nace desde la comparación con los otros.
Si yo veo un anuncio en la tele donde un tipo es muy feliz porque vuelve a casa por Navidad a comer turrón y yo no puedo por que no tengo adonde volver y me tengo que quedar en un sitio que no quiero…….me hará infeliz.
Me hará infeliz inevitablemente, inmensamente infeliz.
Yo podría ser feliz en el mundo que me toca estar sin ese anuncio, si no me comparara con nadie porque soy único con mis circunstancias y todo lo demás es un derroche inútil de energía que necesito tanto como el aire que respiro.

Menos mal que el “MAGO POMPINO” nos ha sacado un ratito de allí con sus trucos de luces y cartas.

Es inestimable su dedicación y su alegría.

3 comentarios:

azote rojo dijo...

bah amparo mira mi blogg y veras lo poco q le importamos a estos poetas superconcienciados q van a hacer no se q revolucion literaria,casi q me vuelvo al miraquelindo.y lo hice de corazon y desesperado.Por eso eres una de las unikas poetas a las q apollo.te mueves al menos

Jose Zúñiga dijo...

Cómo te entiendo. Ánimo, que queda menos.

Bletisa dijo...

Pun a pesar de que me metas de lleno en el moviemiento "neogeriátrico" y esas cosas tuyas, sabes que te quiero mucho y que no me gusta verte triste o diciendo memeces.
El miraquelindo es tan bueno como el neorrabioso...o tan malo.

Me muevo poco Pun (ya sabes de mi poeartrosis)y con bastón.
Prefiero que me quieras a que me apoyes.