martes, 22 de septiembre de 2009

DEJAME CAMINAR (asonancias a mansalva)

No me requieras más.
Ya no me nombres
y deja que camine,
que me canse
con mis zapatos nuevos.

Me aprietan, lo confieso.
Los extraño y a veces
me marcan los talones
sus roces imposibles.

Todo es cuestión de tiempo
de rodaje
de conocer las calles
de las mismas ciudades
pero con otro nombre.


¿Y qué?

6 comentarios:

Ignacio dijo...

¡Ahí estamos! ¿y qué?. ¿Pero que clase de nuevos inquisidores son estos que repudian el verso clásico y medido y se inventan otras normas tan férreas o más que aquellas?. Es como intentar sujetar el jazz con la armonía clásica. ¡Viva toda clase de heterodoxias, asonancias, internas, consonancias, y lo que haga falta! Lo que importa es el resultado: que el poema tenga poesía y diga.

Un beso como un queso (toma, esta de regalo).

Ignacio Fajardo

Ana Clavero dijo...

Tú sabes decir también lo que tienes dentro que puedes permitirte asonancias y hasta resonancias si es necesario

Un besazo, Amparo.

Bletisa dijo...

Efectivamente, eres bien sabio Fajardo.
Resumiendo que viva la poesía, toda y siempre que sea poesía. Que viva hasta la mala como la mía.
¡ Viva nosotros! jejejje.

Un beso.

Bletisa dijo...

Y tu eres un amor Anita y la generosidad con patas.
A ver cuando nos vemos en los Madriles un día eh??

Un beso.

Concha Vidal dijo...

¡ Pues vaya novedad, querida, eso lo he dicho yo cientos de miles de veces¡¡¡
Que viva la libertad de la palabra en el poema mujer.
o no te voy a dar un beso como queso como Ignacio, pero sí unos cuantos tironcitos a lo Concha de orejas.
¡No quedamos en llamarnos y en el mediterrñaneo?
Pues esta mañana he cumplico y la Bleti missing.
Bahhhhhhhhhh, mi mar "pa mi"
Concha dixit... en consonancia

Bletisa dijo...

¿¿Einnnn??
Voy a ver.