lunes, 23 de mayo de 2011

Agujeros negros.

Se murió diez centímetros tan sólo.
                                            (Angel González)



y yo no más allá de cincuenta momentos.
Y voy resucitando, estirando los pies
cómo el que sale de la cama los domingos
con la pereza incrustada entre los dedos.
Me queda alguna luna un tanto oscura
cosida al camisón, pero no importa,
no me queda tan mal y hasta me adorna
y me da un aire lánguido y un tanto teatral.
El caso es levantarse, ir resumiendo
que todo lo vivido es necesario,
que las muertes son muertes mientras mueren
y luego no son nada más que fotografías
o sueños dedicados con tos y lagrimeo.
Cualquier gripe es peor sin aspirinas.


A Don Luis que dice que dice haber visto mis agujeros negros.

10 comentarios:

estrella dijo...

Hola Bleti!!
Por supuesto que lo bueno es levantarse aunque sea con lagañas,aunque cueste quitárselas,al final,te las quitas y te quedas como nueva,preciosa!!

Que me alegro de verte,un besito guapa!!

Manuel Martínez Barcia dijo...

Qué afortunado Don Luis...

¿Por qué la luz se empeña en proyectarse siempre amada por su sombra?...

El caso es que anochece y amanece, y acostada la luna, el sol nos resplandece, a veces fotograma a fotograma, como un flash apacible desperezándose del sueño.

Hay algo en ti, Ble, que hace irremediable que aún a oscuras se te quiera.

Un beso

Adolfo Payés dijo...

La luz sombrea el camino que nos acompaña. me dio esa sensación al leerte.. en ese oscuro verso..

Excelente como siempre..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Elvira Daudet dijo...

Querida Bletisa:

¡Qué hermosura de poema, niña; por favor, levántate siempre! La vida consiste en superar esas pequeñas muertes cotidianas con un poco de esperanza, recuerda al Nano:"Hoy puede ser un gran día", que así sea.

Mil besos como soles
Elvira

Bletisa dijo...

Estrella claro que sí.
Un beso.

Bletisa dijo...

¡Pero que poeta eres Manuel!
No estoy a obscuras del todo eh???
Un beso. muaccc.

Bletisa dijo...

Y lo ensombrece a veces, Adolfo.
Gracias por venir.
Un abrazo.

Bletisa dijo...

Qué mal se llevan a veces esas muertes cotidianas Elvira.
Hoy 26 de Mayo, el día es precioso y lo tengo todo libre; estoy encantada.

Gracias por venir, un beso.

EL GATO ESTEPARIO -víctor- dijo...

Gran poema, Bleti.
Las derrotas nos imprimen cierto aire lánguido y atractivo, es verdad, en parte por esa dejadez en la que caemos. Aprovéchalo, jeje.

Infinitas muertes infinitas resurreciones, la esencia de la vida iguala a todos los humanos. Lo normal es que nos vamos haciéndo en cada una cada vez más bonitos y comprensivos, pero también hay quien no comprende esta esencia y sucumbe.

¿Quién es este Don Luis que te ha visto los agujeros negros? jojo, ¡madre mía, qué cosas cuentas!!


miau
un besito.

Bletisa dijo...

Estoy en ello mi querido gato, aprovechando el tirón y más por la mala uva que se me ponen en las derrotas que por otra cosa.
¿Don luis.? Es un amigo mío que dice esas cosas raras.
Fíjate si ni yo me los he visto. Se cree muy listo já.
Muaccc.